Páginas

martes, 16 de mayo de 2017

THE YOUNG POPE (SERIE)

2016.- ITALIA.- DIR.: Paolo Sorrentino.- INT.: Jude Law, Diane Keaton, Silvio Orlando, Scott Sheperd, Cécile De France, Javier Cámara, Ludivine Sagnier, Toni Bertorelli, James Cromwell, Andre Gregory, Sebastian Roché, Marcello Romolo, Ignazio Oliva, Vladimir Bibic, Nadie Kammalaweera, Stefano Accorsi.

Mi puntuación   ★★★★★★★☆☆☆
Retrata la historia de Pio XIII, un Papa ultraconservador, cercano al oscurantismo y muy valorado por todos, especialmente por los pobres. El joven pontífice, en esta historia, intenta encajar en un puesto en el que las conspiraciones están a la orden del día. (FILMAFFINITY)
La primera temporada consta de 10 episodios, y está confirmado el rodaje de la 2ª.

Mi opinión: Serie que nos brinda la ocasión de ver a Jude Law en todo su esplendor interpretativo, con una caracterización que parece hecha a su medida.

Consigue inocularnos esa carga de espiritualidad que resulta imprescindible en una materia como esta. Utiliza para ello un ritmo que te envuelve y unas pausas que te transmiten esa sensación de sobrecogimiento que quiere infundir.

Es valiente intentando realizar cambios. Por muy conservador que le tachen a este Papa, sus comportamientos individuales no lo demuestran y afronta los problemas internos con gran coraje. Así por ejemplo la parte mediática que tanto ha influido en la buena o mala imagen del Vaticano, pretende transformarla con una devoción alejada del mundo exterior; también se atreve con el problema de la homosexualidad dentro de la iglesia, que constituye un obstáculo difícil de solventar.

Sus dudas internas y una niñez traumatizada hacen que todos sus actos estén derivados por los mismos cánones. Su afán de descubrir y de preguntarse el motivo de su vocación religiosa y el porqué de unos hechos acaecidos en su infancia: le hará recelar sobre su fe, la labor de la curia pontificia e incluso de la existencia de Dios, o por menos tal y como nos ha llegado a nuestros días.

En el haber de Sorrentino, podemos apostar con lo que en todos sus trabajos nos deleita. Me refiero a esa belleza que nos muestra a la que es difícil ser indiferente. Tiene planos y unos efectos de gran calidad, una estética que raya la perfección y todo con esa magnificencia que en este caso esta más que justificada.

En el debe, que también hay, están los dos defectos que siempre detecto en sus trabajos. Se trata de esos diálogos tan largos que quiere darles una carga de profundidad, que muchas veces te pierdes y acaban convirtiéndose en palabras vacías de contenido; se esmera mucho en ello, no dándose cuenta que pierde la intensidad y el ritmo en base a definiciones que podrían ser mas escuetas.
En segundo lugar esos sueños de mundos irreales que nos hacen alejarnos del argumento y que son alegorías al disparate. Estas imágenes se convierten en mundos oníricos totalmente prescindibles.

Destacar la actuación de todos y en particular la de nuestro “representante” español Javier Cámara, que con un papel no menor, deja muy alto nuestro pabellón interpretativo.


Buena serie, aconsejo verla. Pero si lo que se busca es un ritmo trepidante lleno de subtramas y giros argumentales: es posible que se lleve una decepción.